La investigación ha sido realizada en un modelo experimental.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica en la cual el sistema inmune ataca y destruye las células beta productoras de insulina en el páncreas, lo que resulta en niveles altos de glucosa en la sangre. Un estudio publicado en ‘Cell Stem Cell’ demuestra que un enfoque de terapia génica puede llevar a la supervivencia a largo plazo de las células beta funcionales, así como a niveles normales de glucosa en sangre durante un periodo prolongado en modelos experimentales con diabetes.

Los investigadores utilizaron un vector viral adenoasociado (AAV) para administrar al páncreas de ratón dos proteínas, Pdx1 y MafA, que reprogramaban abundantes células alfa en células beta funcionales productoras de insulina. “Este estudio es esencialmente la primera descripción de una única intervención simple traducible clínicamente en la diabetes autoinmune que conduce a niveles normales de azúcar en la sangre y, sobre todo, sin inmunosupresión”, dice el autor principal del estudio, George Gittes, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos.

“Un ensayo clínico en diabéticos de tipo 1 y tipo 2 en el futuro próximo inmediato es bastante realista, dada la naturaleza impresionante de la reversión de la diabetes, junto con la viabilidad en los pacientes de la terapia genética con AAV”, agrega este investigador. Aproximadamente, el 9 por ciento de la población adulta del mundo tiene diabetes, que puede causar problemas de salud graves, como enfermedades cardiacas, daños a los nervios, problemas oculares y patologías renales.

Uno de los objetivos fundamentales del tratamiento de la diabetes es preservar y restablecer las células beta funcionales, con lo que se recuperan los niveles de una hormona llamada insulina, que transfiere la glucosa sanguínea a las células para alimentar sus necesidades energéticas. Pero en pacientes con diabetes tipo 1, la terapia de reemplazo de células beta probablemente esté condenada al fracaso porque las nuevas células podrían ser víctimas de la misma autoinmunidad que destruyó las células originales.

Una posible solución a este problema es reprogramar otros tipos de células en células funcionales tipo beta, que pueden producir insulina, pero son distintas de las células beta y, por lo tanto, no son reconocidas ni atacadas por el sistema inmune. Para explorar la viabilidad de este enfoque, Gittes y el primer autor Xiangwei Xiao, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, diseñaron un vector AAV para administrar a las proteínas del páncreas de ratón llamadas Pdx1 y MafA, que apoyan la maduración, proliferación y función de las células beta.

El objetivo era generar células funcionales tipo beta a partir de células alfa pancreáticas, que pueden ser la fuente ideal para el reemplazo de células beta. Por ejemplo, las células alfa son abundantes, se asemejan a las células beta y están en la ubicación correcta, lo que podría facilitar la reprogramación. Al comparar los patrones de expresión génica de las células beta normales y las células productoras de insulina derivadas de las células alfa, los científicos confirmaron la reprogramación celular casi completa.

Fuentes

  1. El Médico Interactivo
Mis favoritos