La introducción de la leche de fórmula, con proteínas de vaca, ya no se considera un elemento que influya en el riesgo de diabetes tipo 1, según concluye un amplio estudio.

El primer ensayo internacional de envergadura para tratar de prevenir la diabetes tipo 1 concluye que modificar las proteínas de origen vacuno en la leche de fórmula no evita el síndrome en niños con factores de riesgo genéticos para la enfermedad. Estos son los primeros resultados del ensayo Trigr, coordinado por un equipo de investigadores del Hospital Infantil de Pittsburgh y que se acaba de publicar en The Journal of the American Medical Association(JAMA).

En estudios anteriores se había visto que la exposición temprana a proteínas de diferente especie, complejas, como las de la leche de vaca, puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 1 en niños con riesgo genético.

Sobre esta premisa, en 2002, el equipo de investigación de Trigr (siglas de un ensayo para reducir la diabetes en riesgo genético), bajo la dirección de Dorothy Becker, profesora de Pediatría en la Universidad de Pittsburgh, se embarcó en una estudio a gran escala sobre 2.159 niños que tenían un miembro de la familia afectado por diabetes tipo 1 y con riesgo genético de la enfermedad para averiguar si retrasar la exposición a las proteínas de la leche de vaca disminuiría ese riesgo.

Tras la lactancia materna, los niños recibieron una fórmula con hidrolizado extenso de caseína, donde las proteínas de leche de vaca están divididas en pequeños péptidos o bien una fórmula convencional, con proteínas de leche de vaca intactas. Los bebés se alimentaron con una de las dos leches de fórmula durante al menos dos meses, hasta cumplir los 6 a 8 meses y no recibieron proteínas de leche de vaca de ninguna otra fuente de alimentos. Se les siguió al menos durante 10 años para determinar quiénes desarrollaron diabetes.

A los once años y medio de seguimiento, el grupo que había recibido la fórmula con hidrolizado extenso de caseína no exhibió una reducción en la incidencia de diabetes tipo 1 en comparación con el grupo que tomó la fórmula normal.

“Tras más de 15 años de esfuerzo, este estudio pone fin a la controversia sobre el posible papel de la leche de fórmula en el desarrollo de la diabetes tipo 1”, ha dicho Becker. “Esto nos muestra una vez más que no hay una manera fácil de prevenir la diabetes tipo 1. En consecuencia, no hay indicios que indiquen que deban revisarse las recomendaciones dietéticas actuales en los bebés con riesgo elevado de diabetes“.

Fuentes:

  1. Diario medico
Mis favoritos