El XI Congreso Internacional sobre Tecnologías Avanzadas y Tratamientos para la Diabetes (ATTD) que se ha celebrado en Viena (Austria) ha analizado las tendencias actuales en digital health (salud digital) en diabetes.

La incorporación de las herramientas digitales en diabetes

“¿La digital health ha muerto?” Con esta pregunta comenzaba su ponencia David Klonoff, endocrino especialista en diabetes y tecnología del Diabetes Center de San Francisco (EE.UU).

“La salud digital se divide en tres partes: en proporcionar un mayor acceso a la información para médicos y pacientes, admitir un diagnóstico basado en la recopilación de datos con dispositivos portátiles y en proporcionar apoyo en la toma de decisiones, asesoramiento o control automático”, continuaba Klonoff. “La tecnología digital de la salud es para pacientes que quieren saber más sobre su estado, y en los últimos años ha habido una revolución tecnológica con los nuevos dispositivos y una explosión de la información”, añadía.

Hay  barreras a superar, para facilitar la incorporación de las herramientas digitales a la patología de la diabetes.

Por un lado, “la usabilidad para satisfacer al paciente con diabetes y por otro, el beneficio clínico”, explicó el endocrino.

Y “¿cómo demostramos la facilidad de uso de esta tecnología? Pues asegurando que es interoperable con otros sistemas digitales y compatible con los registros médicos electrónicos (EMR, por sus siglas en inglés) y que no incrementa el trabajo, el coste, el tiempo o modifica los resultados”, subrayó Klonoff.

Por otro lado “¿cómo mejoramos la usabilidad para facilitar su adopción por parte de los pacientes?” Lo primero, “dando un inicio de sesión sencillo en las herramientas, aunque aquí entra el debate entre seguridad y facilidad…”, segundo, “ofreciendo datos sencillos y pantallas de alerta e insistiendo en que no haya fricción. La salud digital es la salud real”, puntualizó el especialista en diabetes y tecnología.

Sobre las características de las aplicaciones (App) para promover las intervenciones digitales en salud, Klonoff quiso destacar “la rapidez que ofrece, la gran cantidad de información que otorgan, la existencia de feedback, una interfaz sencilla y que todo ello pueda ser controlado por un médico”.

El endocrino también ha insistido en que se deben hacer estudios más completos porque hacerlos con un grupo delimitado de pacientes “es un error común en los ensayos clínicos de salud digital” y también ha mencionado las dificultades añadidas debido a las leyes estrictas de la Unión Europea sobre protección de datos.

Asimismo, ha recordado la noticia sobre la intención de la FDA en crear un centro de excelencia en salud digital para los presupuestos del año 2019.

Finalmente, David Klonoff ha respondido a su pregunta inicial “¿La digital health ha muerto? Yo creo que está muy vivía”, concluía.

Fuentes

  1. Gaceta Medica
Mis favoritos